La importancia de la toma de color en la práctica dental

El análisis del color dental, comunicación efectiva del color del diente, y, más importante, la reproducción del color del diente natural en una restauración definitiva que imita la estructura del diente adyacente, han sido muy buscados a lo largo del tiempo, pero muy difíciles de alcanzar para los profesionales dentales.

Los sistemas para igualar el color dental han evolucionado lentamente, y la información efectiva y completa que se ha recopilado a lo largo del tiempo en relación a este tema, determinan que la toma e igualamiento de color es mas un arte que una ciencia.

En el mercado hay una amplia gama de dispositivos digitales para la toma de color, pero su uso principal es para el análisis y toma de color de dientes posteriores y posiblemente para el análisis del color base de dientes anteriores y sea empleado en conjunto con fotografía digital, así como análisis visual del color. Existen muchos artículos y al menos un libro dedicado a estos temas, aun así, el análisis del color sigue siendo una las razones mas frecuentes para las repeticiones, seguido por problemas de preparación o toma de impresión.

Son muchos los aspectos que contribuyen al análisis preciso del color, la comunicación efectiva del color, y la reproducción precisa del color natural del diente en la restauración final. Lo más crítico de la toma de color son las condiciones de efectos de iluminación, ya que afectan de forma directa la percepción del color. Es incluso difícil que la industria llegue a un acuerdo en cuanto a que tipo de luz e iluminación es la adecuada para la toma visual del color, esto dentro de un ambiente de iluminación y luz controlado.

Otros aspectos igual de importantes radican en la percepción humana de las variaciones de color, la falta de comprensión de la ciencia de los colores, particularmente en la toma de color de los dientes, y comercialmente con sistemas incompletos para la toma de color que cubra los colores de los dientes naturales. Por otra parte, es importante mencionar que tampoco existe una estandarización en la industria en cuanto a los sistemas de color y de porcelana. Finalmente, la compleja naturaleza de la distribución de color dentro de un diente, así como su forma, superficie, textura, y efecto de la percepción del brillo de los colores, contribuyen a dicha complejidad. Hay varias referencias disponibles tanto en la literatura dental como la no dental, en relación a los colores de los dientes y la percepción humana del color, dichas referencias pueden ayudar a los clínicos a obtener un mejor entendimiento de las muchas variantes que interactúan para crear y controlar la percepción de color.

Optimización del ambiente para la de toma de color

Para optimizar el ambiente de la toma de color, es mejor tratar de igualar el color bajo condiciones en las que la restauración será vista o estará expuesta la mayor parte del tiempo. En lo relativo a la posición del diente, la mayoría de los dientes de las personas son visto en posición vertical a una distancia conversacional. Esta es la posición óptima para colocar al paciente para evaluar el color, hacer el análisis del color con el paciente en posición vertical, frente a frente con el clínico, a una distancia conversacional. Los humanos estamos expuestos a muchos tipos de luz, y también sus prótesis dentales. Cuando un colorímetro es fabricado, son comparados a un estándar en una situación de luz controlada. Cual color y temperatura de luz usar para tomar el color, ha sido y es un punto de debate. Los colorímetros no cuentan con las mismas propiedades ópticas de un diente natural, de ahí que estos no reflejen la luz de la misma forma que un diente natural lo haría en cualquier condición de iluminación y luz.

Posterior a la evaluación de la pieza dental y al diagnostico y tratamiento, la primera etapa para la realización de una prótesis dental, es la toma de color. Este es un paso crítico y es comúnmente dejado al final de que la pieza ha sido preparada y que el diente adyacente se ha deshidratado y se ve más claro de color de lo que en realidad es. Idealmente, el color debe ser tomado desde el principio (previo al tratamiento) para reducir el riesgo de error.

El primer paso es usar luz natural para tomar el color de manera visual, cuando esto no es posible, hay una gama de luz bastante grande para la toma de color que pueden ser usadas. Si hay luz natural disponible, el paciente debe ser colocado cerca de la ventana para tomar el color. Usando cualquiera de las técnicas, es necesario que se tome una vista rápida al diente en cuestión en lugar de ver fijamente por largo rato. Las observaciones por periodos largos de tiempo de una pieza dental, blanquean la retina y reducen la fiabilidad de la toma de color. En ciertos casos el uso de un espejo puede ayudar a que el paciente pueda ver el color y este de acuerdo con la decisión tomada por el clínico.

Es importante tomar nota del color, así como de las características que se observan en la pieza, hay aspectos individuales como manchas, translucidez incisal, oscurecimiento cervical, etc. ya que estos detalles deben indicarse en las notas.

De ser posible tomar una fotografía digital o de buena calidad del diente para que esta pueda ser enviada al laboratorio, será de mucha ayuda para el éxito del caso. Se debe ser cuidadoso en el uso de la translucidez incisal, la cual tiende a estar presente en gente joven. Translucidez incisal en personas mayores pueden parecer antinatural o falso.</p

Hay una gama amplia de colorímetros disponibles en el mercado. La más comúnmente usada es la de Vita Classical. Esta guía comprende colores A, B, C y D, reflejando diferentes tonalidades, cada grupo esa subdividido en croma (saturación de color). Cuando se usa una guía los colores mas comunes son A2 (pacientes jóvenes) A3 (pacientes de edad media) y A3.5 (pacientes mayores). Mientras que esto no es regla, es bueno verificar varias veces si el color es visualmente diferente. Otras guías o colorímetros están acomodadas acorde a valores (oscuro/claro) y subdividido acorde al tono. Cualquiera que sea el colorímetro usado, es importante asegurarnos de que sea compatible con los materiales que usa el laboratorio o técnico dental, así como asegurarse de usar el colorímetro del material correcto, ya sea para colorímetros de porcelana o colorímetros para dientes de acrílico.

Así que, en resumen, podemos decir que los aspectos fundamentales para una toma de color exitosa son los siguientes:

  1. Tomar el color previo al tratamiento
  2. Ambiente con luz controlada
  3. Usar luz de día
  4. Hacer la toma de color por la mañana
  5. Colocar al paciente frente a la ventana para tomar el color
  6. Mantener una distancia conversacional frente al paciente
  7. Hacer observaciones breves varias veces
  8. Usar el colorímetro del material adecuado
  9. Hacer anotaciones de las características de la pieza
  10. Tomar una fotografía de buena calidad

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Si te gustó, ¡Ayudamos compartiendo!

Deja un comentario

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?